Bosque Real Towers

Tower A

La primera torre del complejo Bosque Real Towers ha sido terminada, sus habitantes ya disfrutan de este gran proyecto en la ciudad de México. La Torre B esta próxima a comenzar obra y se espera este lista a principios de 2015. Esta torre pertenece al fraccionamiento Bosque Real County Club, ubicado en Huizquilucan en el Estado de Mexico, el proyecto es un resultado del análisis de potencialidades y condicionantes propias del sitio, por lo que se buscó encontrar una relación directa y de respeto entre los elementos naturales y edificados, aprovechando al máximo las magnificas vistas del predio, hacia la cañada y al espectacular campo de golf, convirtiéndose este tema en premisa de diseño para la ubicación y orientación de las torres, al igual de tener una fachada principal, casi en su totalidad, acristalada para dar una total transparencia hacia el entorno natural y poder lograr la sensación de integración entre el exterior y el interior.

El ingreso se localiza en el extremo noreste del predio, donde se ubica la caseta de ingreso que busca ser un elemento referente e icónico del desarrollo. Las 3 torres se comunican por una vialidad interna que se adapta a la particular topografía del predio.

Cada torre cuenta con un nivel de amenidades -salón de eventos, gimnasio, kids y junior club, bussines center, administración en planta baja por las cuales se accede a las áreas exteriores, como jardines y terrazas, provocando una integración e interacción de los residentes con el entorno. Este nivel funge como basamento al edificio de apartamentos, que se desplanta en sentido vertical alcanzando los 25 y 26 niveles de altura, según sea el caso. El concepto formal del edificio busca la contemporaneidad, verticalidad y transparencia.

Se considero el utilizar colores claros en los muros exteriores para proporcionar a los edificios un carácter contemporáneo y sobrio. En la fachada principal se propone predominantemente la cristalería, tanto en ventanas como en barandales, agregando una película al cristal para dar un interesante juego de formas geométricas sobre la fachada, el alzado posterior es una combinación armoniosa de vanos y macizos, se emplea el uso de louvers o celosías metálicas para generar una ventilación natural sobre todo en los espacios de servicios y se acentúa la verticalidad de los edificios a través de un gran marco que abraza la construcción.

En los interiores se propuso el empleo de mármoles y porcelanatos de gran formato para dar una sensación de amplitud a los espacios. El agua se presenta como un elemento predominante dentro del proyecto, por lo que se diseñaron varios ambientes girando alrededor de dicho elemento, como espejos de agua y muros llorones, dando una sensación de frescura y relajación a los espacios públicos.